Mi pequeño gran amor

IMG_1795

MI PEQUEÑO GRAN AMOR

Es en ese día, en el que irrumpen en tu vida, cuando te das cuenta de que todo ha cambiado, de que todo tiene un color, un olor, una perspectiva diferente y especial a la vez.

Y es en ese día cuando te das cuenta de que podrías hacer cualquier cosa por otra persona, por tu PEQUEÑO GRAN AMOR. ¿Verdad?

Mi mundo cambió hoy hace siete años. La mejor y mayor decisión de mi vida. Hace siete años conocí a MI PEQUEÑO GRAN AMOR.

Y nadie me explicó antes lo que esto supondría; miento, mi madre sí; pero si os digo la verdad, por mucho que te lo expliquen es algo que no se puede imaginar, esto hay que vivirlo. Y es que seguro que todas os habréis encontrado en la situación, todo el mundo opina, comenta, aconseja … pero hasta que no lo vivís … ¿me equivoco?

Pero MI PEQUEÑO GRAN AMOR no venía con instrucciones, llegó a mi vida sin manual bajo el brazo, pero sí con una garantía infinita de amor.

MI PEQUEÑO GRAN AMOR tampoco recibió a la salida ninguna guía del mundo exterior, ni con un folleto con recomendaciones para relacionarse conmigo, su mamá.

La gran aventura de nuestras vidas la empezamos en igualdad de condiciones, MI PEQUEÑO GRAN AMOR  y yo aprendemos día a día a vivir como madre e hija.

Y os digo una cosa, lo pensé desde el primer momento y lo he reafirmado con el tiempo, ella es la mejor hija que podía haber tenido y yo soy la mejor madre para ella. Este pensamiento me ha dado desde el principio fuerza y seguridad, el mejor regalo que le podemos dar a nuestros hijos. Así que un consejo, en los mementos de flaqueza, que por mucha seguridad siempre los habrá, recordad que vosotras sois la mejor mama. Adelante!

Pero llegó un momento en el que tomamos la segunda gran decisión, tener a MI segundo PEQUEÑO GRAN AMOR. Y pensé: “esta vez será más fácil, ya tengo experiencia”.

Pero estaba equivocada y es que cada PEQUEÑO GRAN AMOR es diferente. Y no os negaré que antes de tener a MI segundo PEQUEÑO GRAN AMOR me preocupaba y me inquietaba si le iba a poder querer como a MI primer PEQUEÑO GRAN AMOR, y os puedo decir que SÍ, SÍ SE PUEDE. Y es que cada uno de ellos sabe darte algo que no te da el otro, se complementan y te hacen sentir, ambos, ese amor incondicional y bidireccional que hace que todo sea mágico.

Nadie nos enseña a ser madres, igual que nadie les enseña a ser hijos, pero estoy convencida de que yo soy la mejor madre que ellos podían tener, al igual que ellos son los mejores hijos que yo podía esperar.

MI PEQUEÑO GRAN AMOR X 2 me tienen partido el corazón.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *