Historia de las alianzas, símbolo de amor eterno

love-735149_1920

HISTORIA DE LAS ALIANZAS, SÍMBOLO DE AMOR ETERNO

Me considero una persona curiosa, me gusta saber el origen de las cosas, su historia. Así que hoy te traigo una de ellas, la historia de uno de los elementos más importantes del día de tu boda: LAS ALIANZAS.

Las alianzas, símbolo de amor eterno, señal de amor y fidelidad, recordatorio del compromiso y del vínculo de unión.

Las alianzas tienen su origen en las antiguas civilizaciones y han llegado a nuestros tiempos modificando su apariencia a lo largo de la historia, pero manteniendo intacto su significado de amor “hasta que la muerte nos separe”.

Y esta es la historia del amor eterno:

Todo empezó en la época de los faraones  y las pirámides, en tierras egipcias. Cultura rica por su simbología y con el amor no iban a ser menos. Escogieron el círculo como símbolo del amor, simbolizando el infinito. Anillos de tela, los metales preciosos estaban reservados a las clases pudientes, que se renovaban cada año en una ceremonia.

¿Os imagináis ese día mágico una vez al año?

Después llegaron los griegos, que mantuvieron la tradición, pero con su sello cultural, importancia de la relación cuerpo y  mente. Los griegos popularizaron la colocación de la alianza en el cuarto dedo de la mano izquierda, por el que pensaban que pasaba una vena que conectaba directamente con el corazón, “la vena del amor”, portadora de los sentimientos.

¿No os parece romántico?

Con los romanos, los hombres utilizaban un anillo como sello de documentos oficiales que entregaban a la mujer como símbolo de promesa y confianza en el momento de casarse. Con la entrada del cristianismo, las autoridades religiosas lo consideraban un ritual pagano, y pasó un tiempo hasta que las alianzas fueron aceptadas, y corren rumores que fué la iglesia la que impuso el uso del oro en las alianzas, para así evitar caprichos pasajeros.

Y está tradición se ha ido manteniendo generación tras generación hasta llegar a la era moderna. Lo curioso, hasta el momento, es que este intercambio era solo del hombre hacia la mujer. No fue hasta la II Guerra Mundial, y mira, algo bueno dejo tanta guerra, que los hombres también adoptaron esta tradición. Y es que los hombres duros también tienen su corazoncito, y como recuerdo de sus mujeres se llevaron al frente un anillo.

Como veis, el intercambio de alianzas hace muchos años que está en nuestras vidas, y es que el ser humano, por naturaleza, siente la necesidad de simbolizar su amor, de comunicarlo al mundo, de sellarlo de una manera simbólica, de hacerlo infinito, perdurable en el tiempo y directo al corazón.

Porque el amor eterno existe, alianza eterna. ¿Ya tienes las tuyas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *